NOTICIAS | NOVEDADES
Anécdotas
Recordamos a Monseñor Roubineau

Agosto es el mes en el que conmemoramos la triste partida de Monseñor Ramón Roubineau, cuando se aprestaba a fundar el colegio secundario que después llevó su nombre. El 14 de agosto de 1974 su alma partió al eterno descanso, en medio del trajín por sostener y hacer crecer esta comunidad educativa con la que soñaba formar “hombres y mujeres de bien”.

Desde entonces, su generosidad, su amor a los niños y su esperanza en los jóvenes, se convirtieron en pilar de esta obra educadora que hoy alberga a más de dos mil alumnos.  

Elisa Domínguez, la mujer que creó estas instituciones de su mano, recuerda hoy, a 43 años de su partida, su génesis de hombre bueno y comprometido, responsable y conocedor de su misión en esta tierra: “Él estaba en el colegio todo el tiempo, siempre nos acompañaba. Un día llegó, cuando comenzamos a construir unos salones, y se encontró con una buena cantidad de ladrillos rotos en el piso; entonces me dijo: ‘¿Viste esto? Cuántos ladrillos se desperdician, con lo que cuesta conseguirlos’. ‘Si padre, pero los albañiles no los quieren utilizar’, respondí. – ‘¿No los quieren usar? Bien, pónganme una escalera’, pidió a los albañiles, y el mismo se subió y levantó dos hileras del muro con esos ladrillos quebrados”, recordó emocionada la mujer al relatar anécdotas del querido padre Roubineau.

Y prosiguió: “Fue, junto a Monseñor Vicentín, el alma máter de esta obra, nos brindaba un apoyo moral y espiritual tan importante”.

Cuando la primera promoción que en 1967 ingresó al jardín El Patito Feo, estaba a poco de culminar la formación primaria, y se enfilaba para iniciar los estudios secundarios, Monseñor Roubineau falleció. “Sucedió repentinamente, y con su ausencia me sentí muy triste y desamparada. Él, que tanto nos quiso y acompañó, que tanto rezaba por todos nosotros”, expresó Elisa Domínguez.

Su recuerdo, sus anécdotas, sus mensajes y consejos, quedaron para siempre guardados en el corazón de esta comunidad  que tanto quiso y por la que tanto trabajó.

“Tu mirada todavía no alienta,

fueron tus pasos huellas del amor.

Que más da si tú estás presente

y tu Espíritu es igual que el del Señor.(…)

 Caminaremos la aventura de la vida,

eres ejemplo de la lucha y del amor.

Con Monseñor Roubineau ahí estaremos,

entregando a la Iglesia el corazón.  

DOCUMENTOS RELACIONADOS

COLEGIO SAGRADO CORAZÓN
Tel: +54 379 4428608 - Av. Sarmiento 1953 - CP 3400 - Corrientes, R.A.
estudio complot